Comenzado el año, el ritmo de trabajo disminuye. Los retos y los objetivos del equipo parecen estar cada día más lejos y necesitamos motivación. Las fuerzas comerciales necesitan un apoyo para alcanzar su máximo, en su potencial personal. Casi no hemos empezado el año y el liderazgo es cada vez más importante. Las reuniones se hacen espesas y la agilidad mengua. 

 

Y es que, las actividades de coaching en la primavera, son propicias para mantener en alza los valores de tu equipo. Ganar confianza, escuchar las dificultades para rentabilizar el tiempo e, incentivar el esfuerzo, es clave en el ámbito del ejercicio y con ello la meta de los objetivos. 

Por otro lado, empleados pertenecientes a delegaciones u oficinas de la empresa, ubicadas en diferentes puntos, de la geografía, que no se conocen, ralentizan el normal funcionamiento de la empresa. Se ha comprobado que después de participar en una actividad de team building a donde se coloca a estos empleados juntos, en equipos que compiten para conseguir un premio, la comunicación entre oficinas de la empresa fluye de una forma diferente que antes de haber participado en la actividad y los procesos se agilizan.

 

Las presentaciones y las reuniones de seguimiento al aire libre se convierten en un éxito. Fuera del escenario habitual, el grupo gana confianza y su labor adopta mayor sentido en su día a día. Mantener a un equipo firme y creativo es imprescindible. Qué mejor manera que aunarlo con una actividad rural en la Finca Montealegre. 

 

Reuniones al sol Reuniones al sol Reuniones al sol