Las pamelas están de moda. Combinar tu vestido con una pamela resulta ideal para una boda, pero este accesorio debemos elegirlo para una ceremonia en primavera o verano, además de por la mañana. Si nos fijamos, el protocolo tiene su sentido pues la pamela sirve para cubrirnos del Sol.

Otra cosa de las pamelas es que no se puede llevar con cualquier largo de vestido. El ideal es un largo hasta la rodilla. El largo mini está totalmente desaconsejado porque es un largo exclusivo para cócteles de noche. 

Pero lo más arriesgado de este complemento es su puesta. El protocolo hace que las que os atreváis a llevar pamela la deberéis llevar hasta el primer baile de los novios. Solo podrás quitártela si por su tamaño estorba los movimientos de los demás comensales.

Pero si no te atreves con la pamela puedes lucir un tocado. Lo mejor de los tocados es que no son estacionales, pero como contrapartida el protocolo apunta que debes llevarlo durante toda la celebración. Los tocados deben llevarse a la derecha siempre y su tamaño puede variar. Para las bodas de mañana puedes usar uno grande pero si es de noche dale un toque especial con pedrería o materiales más divertidos. Lo que si es importante es que el tocado sea cómodo y que consiga complementar a tu vestido nunca deberá ser un accesorio que eclipse lo demás.

Por ultimo recordad que siempre la protagonista es la novia con lo que es importante elegir bien los colores y no excederse con la sofisticación.